Ovidio Reyes del BCN se mostró indolente ante la masacre de abril, según testimonio de Ligia Gómez

Además de tener desatendido el Banco Central de Nicaragua (BCN), y prácticamente prestarse al maquillaje de cifras de medición de la pobreza, lo que sorprendió más de la revelación de Ligia Gómez, fue la indolencia del presidente de esta institución, Ovidio Reyes, con las víctimas de la masacre. Gómez relató ante el comité de derechos humanos del congreso, que en una de las reuniones de gerentes que todavía asistió, Ovidio ya expresaba su apoyo a la represión, diciendo cosas como “que cada quien agarre a sus muertos y se continúa adelante viviendo normalmente, todos los gobiernos hacen lo mismo, pero solo este país es criticado”.

Ligia Gómez, quien ejercía en cargo de Gerente de Dirección de Investigaciones Económicas del Banco Central, a través de un testimonio dejó claro que en Nicaragua se estaba trabajando las estadísticas desactualizadas, con “una institución, desarticulada, descabezada, medio atendida, con un censo demasiado viejo, fuera de lo que podrá ser un marco muestral confiable”.